Núm. 20 – Elon Musk quiere liberar el valor de Twitter

Elon Musk
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en facebook

Elon Musk apareció como un huevo de pascua en Twitter. El 13 de abril anunció una oferta de 43.000 millones de dólares para la adquisición de la compañía. Semanas antes ya había ensayado algún tipo de relación con la tecnológica. Como la intención de asesorar al consejo, con una inversión muy pequeña. Para ello había sido muy bienvenido. Ahora que sus intenciones son más colosales, a los directivos no les gusta tanto.

La oferta de adquisición de Elon Musk es la portada del «Boletín de situaciones especiales número 20». Pero, durante la semana del al 15 de abril, hubo otros hechos relevantes destacados:

Elon Musk quiere adquirir Twitter

Twitter recibió una carta de Elon Musk el pasado miércoles 13 de abril, dónde informaba de su intención de adquirir la compañía. Como sus tweets, el mensaje de Musk es claro: quiere comprar el negocio «para liberar su valor». Según su escrito, Twitter «debe ser la plataforma para la libertad de expresión en todo el mundo». 

El fundador de Tesla ofrece a los accionistas 54,2 dólares, en efectivo. Equivalente a un precio de mercado de 43.000 millones de dólares para toda la compañía.

La oferta levanta dudas en relación con la capacidad de Musk para obtener tanto dinero. Ya que parte de su riqueza no es en efectivo. Sino que está vinculada directamente con las acciones de sus compañías (Tesla, SpaceX…). 

Algunos rotativos como el The Wall Street Journal consideran que el inversor solo será el artificie de una adquisición orquestada con distintos grupos de inversión. Como Apollo o Thoma Bravo, acostumbrados a las operaciones apalancadas (Leveraged Buy Outs).

Aunque por otra parte Twitter es un objetivo inusual, de dónde «sacarle valor». Al menos, según la definición tradicional. Se trata de una compañía tecnológica, con un balance sujeto a activos intangibles. Pero no hay reestructuraciones posibles, o ventas de filiales, al estilo RJR Nabisco, General Electric o grandes retailers (Macy’s…).

De momento, la compañía ya se ha tomado en serio las intenciones de Musk. Como se llama en el argot, la dirección se ha atrincherado. Y ha puesto en marcha una poison pill para la posible dilución del poder adquisitivo de las acciones. Esto sucedería solo en el hipotético caso que un solo inversor obtuviera más de un 15% del capital. 

Alea iacta est. 

¿Quieres más ideas de inversión?

Descubre las mejores inversiones en situaciones especiales a través de los informes de The Money Glory

Cannell Capital primera parte: EMCORE

El lunes 11 de abril el fondo Cannell Capital estuvo atareado, con el envío de cartas a distintas compañías. Estas estaban llenas de cuestiones y hechos, relacionadas con la evolución de los negocios. 

El grupo ya había usado su participación de un 9,98% de EMCORE para contactar con la compañía, en distintas ocasiones. Pero según el último hecho relevante, estos intentos fueron en vano. Connell quiere que el mercado reconozca el valor del grupo. Y, si es necesario, nominarán a tres directores para la próxima junta de accionistas. 

EMCORE desarrolla y vende productos avanzados de óptica de señal mixta. Así como sistema de navegación y productos de detección inercial. Su catálogo está dirigido a sistemas de defensa y sus clientes son gobiernos. En los últimos años, sus acciones se han mantenido alrededor de los 5 dólares por acción, valorando la empresa en 130 millones.

Cannell Capital segunda parte: Lee Enterprises

Lo de Lee Enterprises tiene mucha más chicha. Su dirección ha estado ocupada en defenderse de la posible adquisición de Alden Capital, a lo largo de los últimos meses. Es un caso clásico de management defendiendo sus intereses. 

Ahora que las aguas han vuelto a su cauce, Cannell Capital pregunta por las consecuencias. En un hecho relevante, también publicado el 11 de abril de 2022, se dirige a la empresa con distintas cuestiones. Destacan las preguntas sobre el comportamiento de la dirección respecto los ataques externos, la alineación con los inversores, y la falta de transparencia.

El fondo, con un 9,13% del capital de Lee Enterprises, también pregunta por sus resultados operativos, en detalle y segmentados. Un tipo de datos, que si son malos, los ejecutivos tienden a esconder. 

Personalmente, tanto a este comunicado como el anterior no les acabo de encontrar el sentido. ¿Qué quiere Cannell? ¿Poner en evidencia unos malos gestores? ¿Incentivar la alineación de los accionistas minoristas, para una próxima batalla? Quién sabe…

Disminuye el porcentaje de John Malone en Warner Bros. Discovery

El cowboy del cable John Malone deja de tener una participación significativa en el conglomerado Warner Bros. Discovery. Creado a partir del spin-off de Warner Media y la posterior fusión con el grupo Discovery

John Malone habría recibido aproximadamente 19 millones de títulos de la nueva empresa. Por ser uno de los máximos accionistas de Discovery. El párrafo más inquietante del hecho relevante, es el párrafo dónde indica que el número de títulos en cartera es «0».

Suscríbete a la newsletter

Esta web usa cookies para mejorar y personalizar su experiencia. Si acepta significa que está de acuerdo con todas las cookies que se usan. Para más información: Política de Cookies