Núm. 21 – Especial programas de recompras de acciones

Bitlletes
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en facebook

El pasado 21 de abril Alta Fox Capital Management se dirigió a la dirección de Daseke para recomendarles una recompra de acciones. Según el fondo, esta sería la acción definitiva para incrementar el precio de su cotización. Para ello, Daseke debería invertir 60 millones de dólares de sus propias acciones. 

No quiero entrar en los detalles de la campaña de Alta Fox. Pero me sirve de excusa para hablar de las recompras de acciones. Esta operación corporativa marcó un hito en 2021 y sirvió de herramienta dónde asignar efectivo sobrante. Puede que en algunas ocasiones esta decisión fuera acertada, y en otras, una pérdida de dinero.

A continuación explico algunos detalles y características de los conocidos buybacks, además de otras operaciones sucedidas entre el 18 y 22 de abril de 2022:

Las programas de recompras de acciones

Cuando la dirección de una compañía aprueba recomprar acciones, no solo quiere incrementar el valor de cada título. También quieren dar un mensaje de confianza al inversor. Es un «imagina sí creemos en nuestro negocio, que incluso nosotros invertimos en él.»

En 2021 una larga lista de cotizadas aprobaron programas de recompra. Según S&P Global las compañías americanas se gastaron 881.7 miles de millones de dólares en sus propias acciones. Los factores que propiciaron estas operaciones fueron la liquidez y, sobre todo, el optimismo de los mercados post-pandemia

Ahora, los números se han puesto a la contra. Con la caídas bursátiles de estos primeros meses del 2022, una gran proporción de este dinero se ha esfumado. 

¿Quieres más ideas de inversión?

Descubre las mejores inversiones en situaciones especiales a través de los informes de The Money Glory

Una recompra/reducción de títulos debería servir de catalizador para la acción. E impulsarla al alza. Pero los programas de recompra a veces esconden algunas fisuras: 

El momento o timing. La dirección aprueba una recompra cuando tiene la capacidad para hacerlo. Sea mediante efectivo o una combinación con deuda. Esta decisión se hace al margen de los precios de mercado. Por esto, puede que las compras salgan por un ojo de la cara. Los directivos pueden ser muy buenos operadores, pero no por ello son buenos inversores.

«No es oro todo lo que reluce». Las recompras de acciones sirven para reducir la masa de títulos en circulación. Pero hay fuerzas que van en contra de esta disminución. Las cotizadas emiten títulos para otros fines, como la compensación de empleados o como moneda de cambio para adquisiciones. Una recompra ayudar a cubrir estas salidas de títulos, pero puede ser insuficiente en empresas generosas emitiendo papel. 

Apalancamiento sin sentido. Hay empresas con apenas liquidez para sostener el día a día. En cambio, se endeudan para pagar dividendos y recomprar acciones. Esta es la peor de las decisiones, pues se trata de una apalancamiento gratuito. Y su objetivo está claro: contentar al inversor en el corto plazo. Un ejemplo perfecto de ello fue la tender offer de Prog Holdings, con dinero ajeno.

En 2021 se pusieron en práctica una larga lista de recompras, muy bien documentadas en portales como InsideArbitrage.com El escenario económico de liquidez permitió un mayor margen de maniobra a la dirección de las empresas. El optimismo de las bolsas fue un ingrediente añadido. Si todo el parqué confiaba en el aumento perpetuo de las cotizaciones, ¿por qué la propia compañía no debería invertir en ella?

Pero, a principios de abril Howard Schultz se opuso activamente a esta corriente. El fundador de Starbucks, volvió de nuevo como CEO de la empresa y suspendió recompras y dividendos. Para ello habían asignado un presupuesto de 20.000 millones de dólares. En un comunicado, Schultz expresó su intención de dedicar esta suma a las cafeterías y a sus empleados. 

Quizás los fondos como Alta Fox no aprobarían al CEO de Starbucks. La mayoría de campañas activistas que buscan transformar una cotizada, incluyen la recompra de títulos como ingrediente básico. Si la empresa tiene dinero, que lo invierta en la propia compañía. Se trata de la fórmula básica para el éxito, aunque busque el rendimiento a corto plazo.

Spin-off de Bluerock Homes Trust

Bluerock Homes Trust está ultimando los detalles de su spin-off de la «empresa madre» Bluerock Residential Growth. Aunque aún no hay fechas para su ejecución, si que están actualizando el Formulario 10 e incorporando nuevos datos financieros. 

Como comento en el informe del apartado de «Situaciones especiales», Bluerock Homes Trust es la empresa remanente tras la absorción de Bluerock Residential por parte del grupo financiero Blackstone.

La nueva Bluerock Homes Trust estará formada por una cartera de 3.800 inmuebles alquilados por familias. Su estructura societaria será un REIT. Para la compañía, esto significará una menor presión fiscal y la obligación de dedicar una proporción del beneficio al dividendo de los accionistas. 

El éxito del spin-off dependerá en primer lugar del cierre de la adquisición. Tanto el mercado como algunas páginas web no ponen en cuestión este paso. Por otro lado, la valoración de la nueva empresa dependerá de su capacidad en obtener rendimientos de sus activos. Y, por otro lado, de la tasación de estos inmuebles a precios de mercado. 

Suscríbete a la newsletter

Esta web usa cookies para mejorar y personalizar su experiencia. Si acepta significa que está de acuerdo con todas las cookies que se usan. Para más información: Política de Cookies

¿Conoces todas las situaciones
especiales de la bolsa?

Apúntate a la newsletter de The Money Glory y recibirás un boletín semanal con distintas oportunidades de inversión y otros trucos para invertir en operaciones corporativas.