PipeLine

Apuntes sobre el spin-off de FTAI de sus infraestructuras

Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en facebook

Fortress Transportation and Infrastructure (FTAI) publicó el Formulario 10, correspondiente al spin-off de sus negocios en infraestructuras el pasado viernes 29 de abril. La compañía se llamará FTAI Infrastructure. Y, como en una cartera de inversiones, concentrará una amalgama de compañías enteras (Jefferson Terminal, Transtar…) e intereses minoritarios. El principal punto en común de todas ellas es su modelo, que girará entorno la industria energética. 

Este spin-off nos ofrece una situación especial bastante compleja. En la separación entran en juego distintas variables: la transformación jurídica para crear la nueva compañía; la separación de participaciones con activos y pasivos muy definidos; la emisión de una nueva estructura de equity (preferentes, warrant, acciones) 

A continuación explico algunas eventualidades de este spin-off

¿Quieres más ideas de inversión?

Descubre las mejores inversiones en situaciones especiales a través de los informes de The Money Glory

El negocio de FTAI y FTAI Infrastructure

En menos de 8 semanas, FTAI usará este spin-off para separar su cartera más diversificada, en inversiones de infraestructuras. Mientras que, la empresa madre (la RemainCo) se quedará con las actividades de alquiler de aviones y motores para la industria aeronáutica.

La inversiones de la nueva FTAI Infrastructure se dividen principalmente en las siguientes compañías:

  • Jefferson Terminal
  • Transtar
  • Repauno
  • Long Ridge
  • Equity en compañías que participan en la transición energética

Entraré en mas detalle de las actividades de estos negocios en el informe del spin-off. Aunque avanzo que las empresas que consolida FTAI Infrastructure participan en el sector del petróleo. A través de un mix de actividades logísticas, alquiler de espacio e intermediación en los principales puertos energéticos de Estados Unidos. A parte, está Long Ridge, una planta de producción de electricidad de ciclo combinado. 

Esto nos conduce a un spin-off que pone en valor el sector energético, muy castigado por la economía. Primero por el shock de la oferta del precio del petróleo, de hace siete años. Después por la pandemia del coronavirus. Y, ahora, la volatilidad del crudo, como consecuencia del conflicto bélico en Ucrania.

Los negocios de FTAI Infrastructure son precio aceptantes. Trabajan en medio de la cadena de valor del sector energético. Y solo depende de su acierto en las inversiones y la eficiencia de sus operaciones, para tener una compañía que funcione bien. No digo ya un «buen negocio».

El histórico de resultados como el de Jefferon Terminal es malo. Simplemente por haber vivido condiciones horrorosas. Análisis como el del Value Investing Club, pronosticaban una mejor recuperación de su negocio. No ha sido así, pero el spin-off ha seguido su camino.   

La sociedad jurídica de FTAI

Actualmente, FTAI es una empresa de responsabilidad limitada. Una Limited Liability Company. Su condición de «pass through entity» le permite pagar menos impuestos sobre sociedades. A cambio, su gestión está subordinada a otra compañía.  

El gestor de FTAI es la entidad financiera Fortress, actualmente propiedad de Softbank. Está al cargo de la gestión de las inversiones, empresas enteras e intereses minoritarios. Y cobra comisiones según el patrimonio gestionado y sus resultados. Además, participa en la distribución de dividendos.

Durante el proceso de spin-off, la nueva empresa se convertirá en sociedad anónima y estará registrada como FTAI Infrastructure, Inc. en el estado de Delaware (como la mayoría de sociedades americanas). A partir de entonces, el fisco no le perdonará los impuestos sobre beneficios. 

FTAI Infrastructure Distribucion
FTAI Infrastructure post spin-off

En cambio, según el prospecto, FTAI Infrastructure seguirá gestionada por un «Master GP» (Fortress). La entidad financiera decidirá sobre el futuro de las compañías, hará los tratos de compra y de venta, y cobrará por el trabajo. Hasta la fecha, unos 15 millones de dólares anuales en comisiones.

Esto lo convierte en una cotizada que lleva consigo todos los riegos de un fondo de inversión: riesgo de rotación de cartera, habilidad del gestor para hacer bien su trabajo, comisiones… Pero con otro cuerpo jurídico, que tiene menos ventajas. 

Otros artículos destacados

Esta web usa cookies para mejorar y personalizar su experiencia. Si acepta significa que está de acuerdo con todas las cookies que se usan. Para más información: Política de Cookies